Gestiones y trámites de Internet, telefonía y televisión

Gestiones de telecomunicaciones

En el mundo de las telecomunicaciones hay multitud de trámites que deben llevarse a cabo a la hora de gestionar los servicios de Internet, móvil o televisión que tengas contratados.


¿Cómo y dónde gestionar tus servicios de telecomunicaciones?

Tanto si ya dispones de servicios de telecomunicaciones como si aún no los tienes contratados, cuentas con diferentes opciones para tratar los temas que necesites con la compañía que consideres.

Para hacerlo, tan solo deberás ponerte en contacto con el operador en cuestión, ya sea través de una llamada telefónica o visitando en persona una de las tiendas de la compañía, si las tuviera.

Teléfonos de las compañías de telecomunicaciones

Sin duda alguna, la mejor forma de contactar con la compañía es a través de una llamada telefónica, ya que aporta una inmediatez que no consigue ningún otro sistema.

Los operadores de Internet y móvil cuentan con diferentes números de teléfono que están disponibles para los distintos tipos de clientes con los que cuenta cada una de ellas.

Por lo general son teléfonos gratuitos, tanto si eres cliente de la compañía como si quieres serlo, por lo que no debes preocuparte por abultados importes en tus facturas derivados de estas llamadas.

Más info

Tiendas de Internet y telefonía

Como comentábamos, la otra alternativa para tratar los temas que necesites con la compañía es acudir a una de las tiendas físicas que están disponibles en la geografía española.

Eso sí, no todas las compañías de Internet y móvil cuentan con tiendas. De hecho, solo las compañías más importantes del país cuentan con establecimientos físicos, aunque a veces también gestionan desde ellas sus marcas secundarias.

De cualquier forma, hay gestiones que deberás tratar por teléfono aunque acudas a una tienda a recibir una atención personalizada por parte de un empleado del operador.

Contratar Internet, telefonía y TV

El primer paso para gestionar tus servicios es, evidentemente, contratarlos; y para ello, existen dos opciones diferentes.

Por un lado, el alta, un trámite que se emplea cuando el propietario o inquilino de la vivienda no tiene contratados servicios de telecomunicaciones en su hogar.

por otro lado, la portabilidad, que se utiliza cuando el titular de la línea quiere cambiar de compañía sus servicios, sin perder la línea ni los números de teléfono en ningún momento.

Más info

Dar de alta los servicios

Como decimos, si no tienes servicios de telecomunicaciones en tu casa y quieres contratar Internet, móvil y/o televisión, deberás solicitar el alta con la compañía que hayas elegido.

Como cualquier servicio, requiere de datos personales y de facturación para ser contratado. A continuación puedes ver qué documentos te será necesario presentar en caso de que tengas que dar el alta de tus servicios.

  • Nombre y apellidos del titular.
  • Dirección completa.
  • Documento de identificación personal.
  • Número de cuenta del banco.

Más info

Realizar una portabilidad

Si ya tienes servicios de Internet, móvil y/o TV contratados en tu vivienda, para cambiar de compañía deberás solicitar una portabilidad a la nueva compañía que hayas escogido.

En el caso de la portabilidad, la documentación a presentar a la compañía es prácticamente idéntica a la de un alta, pero cuenta con alguna diferencia como podrás ver en el listado que te presentamos a continuación:

  • Nombre completo.
  • Dirección del domicilio.
  • DNI o equivalente.
  • Cuenta bancaria.
  • Número de teléfono que quieres conservar.

Más info

Consultar la factura de Internet y telefonía

Una de las maneras de reducir tu gasto mensual en telecomunicaciones es conocer a la perfección por qué pagas lo que pagas, y ver si todos esos servicios nos son necesarios.

Para ello, lo mejor que puedes hacer es consultar tu factura, donde además de la cantidad total mensual encontrarás otros muchos indicadores que te ayudarán a decidir si tu tarifa es la más adecuada.

A continuación tienes un listado en el que puedes ver cuáles son los conceptos que están generalmente incluidos dentro de las facturas de telecomunicaciones:

  • Datos personales.
  • Datos de la factura.
  • Consumo final.
  • Infografía de consumo.
  • Detalles de consumo.

De todos ellos, la infografía de consumo te dará una idea acerca de la evolución de tu gasto. Así podrás orientarte con el gasto de varios meses y no solamente con el de la última factura antes de tomar una decisión.

Aunque sin duda, los detalles de consumo serán los que te indiquen si estás sacando partido a lo que tienes contratado o si bien te sería suficiente con alguna otra tarifa de Internet y/o móvil que incluyera menos servicios y fuera más económica.

Cómo cambiar de tarifa de Internet y móvil

Si quieres cambiar de tarifa, bien para ahorrar o bien para contratar un servicio más completo, tienes dos opciones: hacerlo con tu propia compañía o buscar un nuevo operador que se adapte mejor a lo que buscas.

Para hacerlo con tu propia compañía, tan solo deberás llamar al teléfono que tu operador tiene reservado para el tipo de cliente al que correspondes, ya sea particular o empresa.

Si lo que quieres es escoger una tarifa de Internet y/o móvil de otra compañía, podrás contactar con el nuevo operador y serán ellos los que tramiten la baja con tu actual compañía a través de un proceso de portabilidad.

Más info

Modificar el titular del contrato

En otros servicios menos cambiantes, como la luz, el agua o el gas, el cambio de titular es una opción más habitual que en el sector de las telecomunicaciones.

Sin embargo, hay casos concretos como los del alquiler de una vivienda, que en ocasiones sí requieren un cambio de titular en el contrato para poder seguir manteniendo los mismos servicios.

Deberás seguir los siguientes pasos para poder cambiar de titular tu contrato de forma satisfactoria:

  1. El titular de los servicios debe contactar con la compañía para indicar el cambio de titular
  2. El nuevo responsable de los servicios deberá aportar sus datos personales y de facturación para la actualización de los datos

Hacer un duplicado de la tarjeta SIM

Existen cuatro supuestos en los que un cliente de telefonía móvil puede requerir el duplicado de su tarjeta SIM para seguir contando con su mismo número y condiciones de su tarifa. Puedes verlos a continuación:

  • Si pierdes tu terminal o te lo roban, ya que la tarjeta SIM estará introducida dentro de él.
  • Si el chip de tu tarjeta SIM deja de funcionar, y por tanto, dejas de tener cobertura de tu servicio.
  • Si necesitas una SIM de un tamaño diferente al que tienes debido a un cambio de terminal.
  • Si tu SIM es antigua y no soporta la tecnología de red que necesita tu tarifa (por ejemplo, la red 4G).

Sea cual sea el motivo por el que necesitas un duplicado de tu tarjeta, el proceso es el mismo, y además, es muy sencillo.

En este caso, la mejor opción sí es acudir a una tienda de la compañía, ya que es una de las gestiones que se resuelven más rápidamente en un establecimiento que por vía telefónica. Aun así, también puedes llamar por teléfono si no tienes una tienda cerca de tu domicilio o tu compañía no dispone de ellas.

Así, la compañía se encargará de darte una nueva SIM con tu mismo número de teléfono y todas las condiciones que tenías contratadas en la anterior.

¡Importante! En función de la compañía y de la situación, el duplicado de tu tarjeta SIM puede tener un coste asociado para evitar abusos en estas solicitudes. Suele ser un precio simbólico, de alrededor de 5€.

Poner una reclamación a tu compañía de Internet o móvil

Si tus servicios no funcionan como deberían, el primer paso que debes llevar a cabo es llamar a tu compañía para informarles.

Si el problema persiste, ahí sí, te aconsejamos que reclames directamente con la propia compañía, de forma que den más urgencia a la solución de tu situación.

En caso de que tus problemas persistan y creas que la compañía te está causando un agravio, podrás acudir a Consumo para que sean ellos quienes hagan de árbitro entre tu compañía y tú.

Darse de baja de la compañía

La consecuencia más habitual de un mal funcionamiento de los servicios es la petición de los clientes para darse de baja de la compañía.

Sin embargo, aunque esta sea tu intención, lo mejor es elegir primero cuáles serán tus nuevos servicios, ya que tu nueva compañía se encargará de dar de baja por ti los que tengas en ese momento.

Así, antes de ello, siempre te recomendamos que te informes de cuáles son tus mejores alternativas para poder contratar los servicios que mejor se ajusten a lo que necesitas sin perder tus privilegios como usuario de telecomunicaciones.

Más info